Notas | CUANDO ES NECESARIO DESPARASITAR A TU PERRO

<< Regresar
2023-10-13

Desparasitar un perro es una de esas tareas imprescindibles que debemos realizar periódicamente para mantenerlos saludables.

Descuidarla puede provocar desde pequeñas molestias como picor o rojeces hasta graves problemas de salud, que incluso pueden poner en riesgo la vida de tu perro. La higiene, la prevención y la desparasitación interna y externa activas son las claves para evitar cualquier dificultad.

En este artículo, no solo vamos a explicarte cómo desparasitar a tu perro, sino que también te vamos a contar qué tipos de parásitos hay o las diferentes alternativas para combatirlos. También te daremos algunos consejos de prevención para evitar que los parásitos habiten en tu mascota.

¿Qué es un parásito y de qué tipos hay?

Los parásitos son organismos vivos (bacterias, hongos, protozoos, esponjas, insectos, arácnidos, nematodos, cestodos, coccidios) que se alimentan del cuerpo del huésped y pueden causar diferentes efectos nocivos. En el caso de los perros, los más conocidos por los propietarios son las lombrices, las pulgas, las garrapatas y el « mosquito » de la leishmania. Estos bichos son insaciables, y a pesar de su diminuto e imperceptible tamaño, pueden resultar muy dañinos para el organismo de nuestro perro.

Estos organismos son capaces de adaptarse, mantenerse e incluso reproducirse en su cuerpo. Cuando esto ocurre, empiezan a aparecer todo tipo de problemas de salud en nuestro canino. Para saber cómo detectar esta situación, es importante conocer los distintos tipos de parásitos que pueden alojarse en nuestra mascota.

Parásitos externos (ácaros, garrapatas)

Algunos, como las garrapatas, se ven a simple vista, y otros como las pulgas o ácaros, son más difíciles de detectar. Suelen estar más presentes en las zonas rurales o parques, sobre todo en periodos más calurosos (de marzo a octubre), aunque con la subida de temperatura los encontramos todo el año.

Los parásitos externos suelen provocar picor, rojeces, irritación y heridas. Se enganchan a la piel del perro y succionan su sangre, provocando estos síntomas. En España el "mosquito" flebótomo está muy extendido y es transmisor de la temida Leishmaniosis.

Las garrapatas también pueden transmitir enfermedades parasitarias o infecciosas graves, algunas de las cuales se transmiten al hombre.

Parásitos internos (lombrices, tenias, hemoparásitos)

Por otro lado, también están los parásitos internos. Estos se alojan en el interior del cuerpo del perro, por lo que es imposible detectarlos a simple vista. Las lombrices son las más comunes, pero también encontramos: 

  • Gusano de corazón: puede viajar hasta el corazón, obstruir el torrente sanguíneo y provocar la muerte. Es muy común en algunas zonas de la península.
  • Áscaris lumbricoides o lombriz intestinal: se aloja en los intestinos y causa graves problemas digestivos. Mucho más peligroso para los cachorros.
  • Tenias: se transmite de un animal a otro. Causa problemas intestinales y puede detectarse en las heces. Causan el quiste hidatídico.
  • Anquilostomas: se alimentan de la sangre del perro y pueden causar anemias graves.
  • Gusano látigo: se aloja en el intestino grueso y puede provocar tricurosis, una patología parasitaria grave que puede derivar en enfermedad crónica o incluso mortal si no se trata a tiempo.

¿Cómo saber si tu perro tiene parásitos?

Como puedes comprobar, los parásitos pueden provocar desde simples molestias hasta patologías graves. Por ello, es muy importante prestar mucha atención a la salud de nuestros perros y actuar en consecuencia. Pero ¿cómo saber si tu perro tiene parásitos?

En el caso de los parásitos externos es muy sencillo. Si tu perro se rasca o lame más de lo normal, tiene heridas en los lugares donde se rasca, es probable que tenga parásitos. Las garrapatas son muy fáciles de identificar, ya que son más grandes. Las pulgas, y sobre todo los ácaros, son más difíciles de ver a simple vista, pero también es posible. Si la infestación es grave, nuestra mascota podría estar más cansada de lo normal, puesto que la pérdida de sangre le provocaría anemia. En esta situación, lo más aconsejable es acudir al veterinario inmediatamente.

  • Parásitos sanguíneos transmitidos por garrapatas : babesia, ehrlichia
  • Parásito interno transmitido por flebotomo : leishmania

Por otro lado, los parásitos internos son más difíciles de detectar, aunque es posible hacerlo a través de las heces. Los síntomas que pueden provocar son diarrea, vómitos, pérdida de peso, desgana, irritación anal y anemia. Este tipo de síntomas son comunes a otras enfermedades, así que lo mejor en estos casos es acudir al veterinario lo antes posible. De este modo, podrán hacer las pruebas necesarias para detectar si efectivamente hay una infestación de parásitos y prescribir el tratamiento más adecuado.

Para desparasitar a tu perro, te recomendamos Praxivet Plus, desparasitante en tabletas masticables.

Veterinaria Pharma Internacional 2023

Dirección: Colonia Los Ángeles, Edificio Pharma Internacional, Tegucigalpa, Honduras.
Teléfono: +(504)2234-8989

Desarrollado por DWS HONDURAS